2 de out de 2017

Preguntas para un ensayo sobre la sordera de los funcionarios de EEUU

La sordera sí que es contagiosa en los predios del Departamento de Estado, a juzgar por este diálogo con los periodistas.
Es surrealista el diálogo entre dos altos funcionarios del Departamento de Estado y representantes de la prensa estadounidense sobre el rarísimo y selectivo ataque sónico, en La Habana, contra personal diplomático de EEUU y Canadá. Los burócratas pretenden que argumentan unas premisas indemostrables y los colegas periodistas pretenden que preguntan. En el ínterin, el vocabulario del gobierno estadounidense ha cambiado el tono del lenguaje diplomático y lo que hasta el otro día era un “incidente” ahora es un “ataque”.

Pero sigue sin haber una explicación de por qué o cómo esto podría suceder. En las riadas de información previa, es posible encontrar pistas que habrían dado para un buen intercambio con el Departamento de Estado y no el frustrante jugueteo verbal de esta mañana.

Por ejemplo, el 22 de septiembre, especialistas consultados por Reuters, dijeron que es muy improbable que los síntomas descritos se puedan presentar al mismo tiempo. En su discurso ante la ONU, el Canciller Bruno Rodríguez fue enfático al declarar que Cuba ha cooperado con Estados Unidos para realizar una investigación al respecto y, sin embargo, no ha recibido datos sobre los síntomas concretos ni los cubanos han podido examinar a los diplomáticos afectados.

Según esta reseña del diario McClatchy y de esta otra de The Miami Herald, los expertos en Estados Unidos que examinaron a los diplomáticos pertenecen a la Universidad de Miami (sic). (Recordemos que del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos, de esta Universidad, también salió en octubre de 2015 el fake news de que militares cubanos estaban entrenando a fuerzas del gobierno sirio.)

Y todo este escándalo se produce cuando EE.UU. ha decidido el retorno a la línea dura, de lo cual no ha quedado dudas después de escuchar el pantagruélico discurso de guerra en la ONU. Donald Trump metió a Cuba en la lista de sus peores enemigos y como dice un amigo, Luis Rumbaut, “este parece otro de los tabacos explosivos de la CIA, que promete estallarle en la cara a aquel que se lo fume”.

Pero a lo que voy. La sordera sí que es contagiosa en los predios del Departamento de Estado, a juzgar por este diálogo con los periodistas. Allí nadie escucha el sonido de la realidad, de lo contrario sus funcionarios habrían ofrecido datos -y no retórica política- y los periodistas habrían hecho preguntas que se caen de la mata, como estas:

¿Quiénes son los médicos que examinaron a estos diplomáticos?

¿Por qué los partes médicos no se han hecho públicos, aunque sea con los nombres de los pacientes tachados para proteger su privacidad?

¿Cuáles son exactamente los síntomas que tienen estos individuos, porque todos los referidos son ambiguos y, según los especialistas, no se pueden padecer al mismo tiempo?

¿Otros médicos, aparte de los de la Universidad de Miami, han evaluado a los afectados?

¿Los médicos del Walter Reed National Military Medical Center -el hospital en Washington para militares y funcionarios del gobierno- han hecho un examen profesional de estos casos? ¿Dónde está ese diagnóstico?

¿Qué dice el National Institutes of Health (NIH), la principal agencia estadounidense para la investigación médica?

¿Quiénes son los especialistas creíbles del gobierno que han aportado una evaluación especializada -sin retórica política- del supuesto ataque sónico?

¿Cuándo un “incidente” se convierte en un “ataque”? ¿Cuál es la diferencia entre estas dos palabras para el Departamento de Estado de la administración Trump?

Con todo respeto, sin respuestas a estas preguntas, solo hay palabras difíciles de digerir y una epidemia de sordera colectiva, que se parece a la que asoló al mundo creado por Saramago en su célebre Ensayo sobre la ceguera. El Nobel lo resumía en una frase tremenda: “El problema es que ellos no saben, no pueden saber, lo que es tener ojos en un mundo de ciegos.”

Rosa Miriam Elizalde
No CubaDebate

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Comentários com links NÃO serão aceitos.

Os comentários são de total responsabilidade de seus autores e não representam necessariamente a opinião do blog

Comentários anônimos NÃO serão publicados, como também não serão tolerados spams, insultos, discriminação, difamação ou ataques pessoais a quem quer que seja.

É vetada a inserção de comentários que violem a lei, a moral e os bons costumes ou violem direitos de terceiros. O blog poderá retirar, sem prévia notificação, comentários postados que não respeitem os criterios impostos neste aviso ou que estejam fora do tema proposto.